¿Por qué los perros son más cariñosos con los humanos que los gatos?

Porque desconoces por completo el lenguaje afectivo de los gatos.

Mucha gente comete el error pensando que, porque un gato no brinca de emoción, llora, gime, se orina encima, te lame la cara y en pocas palabras te hace fiesta cuando llegas a casa, te quiere menos que un perro. Esto es simple de explicar: LOS GATOS Y LOS PERROS SON ESPECIES DISTINTAS.

Es el equivalente a si yo dijera: ¿Por qué mi perro no me ronronea, levanta la cola hacia arriba, me lame las manos o la nariz, no me amasa, no se frota contra mis piernas, no me trae animalitos muertos que cazó y me los obsequia, no me mira y cierra sus párpados lentamente o me mira con las pupilas dilatadas? ¿Será que no es muy cariñoso?

Son lenguajes completamente distintos y el problema es que muchas personas esperan que un gato se comporte como un perro. Y eso no va a suceder.

Los gatos son mucho más precavidos al momento de establecer un vínculo con una persona.

Los gatos son más independientes, autónomos y menos dóciles. Según Wes Warren, profesor de genética de la Universidad de Washington, “los gatos son solamente semi-domésticos, es decir, que conservan una parte de animal salvaje”. Pongámoslo de la siguiente manera: ¿Tú confiarías en cualquier persona desconocida? La respuesta es y será siempre un rotundo NO. Un gato es igual, analizan a las personas y eligen quien es digno de confianza, también identifican quien les alimenta y está al pendiente de lo que necesitan.

La diferencia es que los gatos deben sentirse seguros para mostrar su afecto, mientras que los perros pueden usar su afecto instintivo para calmarse cuando se sienten inseguros. Así que la próxima vez que veas un perrito que te mueve la cola cuando le hablas acarícialo sin cesar, y si ves un gato en la calle que se acerca a ti cariñosamente, es uno entre mil, significa que es un gato que ha sido domesticado y aún no ha sido ‘maleado por el maltrato”, pero bueno, eso es para otro post.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *